Bettina Würstl, directora general, Kiddy

“En los países del sur de Europa, el uso de los sillas auto para bebés económicas es aún más común que el gasto en productos de calidad”

En los países del sur de Europa, el uso de los sillas auto para bebés económicas es aún más común que el gasto en productos de calidad
  • 28 de Mar, 2012

Kiddy creó la primera silla de auto para bebé hace ya más de 30 años, cuando el fundador de la empresa vio que no existía un sistema lo suficientemente seguro para su hijo. Hoy en día y como explica Bettina Würstl, directora general de la firma, Kiddy sigue siendo una empresa familiar, que apuesta por mantener su filosofía centrada en la seguridad del niño por encima de consideraciones meramente económicas.

¿Cuáles son las principales tendencias en los asientos de coche para bebés?
Kiddy ve una clara tendencia hacia los llamados “sistemas de viaje” (travel systems). Esto significa que por lo general el usuario tiene un chasis de carrito al que se puede conectar un capazo. Más tarde, cuando el bebé crece, los padres podrán conectar a este chasis una unidad de asiento.

Es un sistema muy práctico para la madre. Si va de compras en el coche y el bebé se queda dormido, puede colocar el capazo en el chasis sin necesidad de despertarlo. Cuando va a dar un paseo largo, es más cómodo para el bebé estar en un capazo que también se adapte al chasis del carrito. Así se ahorra dinero y tiempo, al disponer de un chasis con tres posibilidades de uso.

Además, el departamento de I+D de Kiddy se centra mucho en la facilidad de uso y la comodidad no sólo para los bebés sino también para los padres. Por este motivo todos nuestros productos están certificados por una organización que se ocupa exclusivamente de la salud de la espalda. Kiddy es la única empresa del sector que ha conseguido este certificado hasta ahora.

Kiddy inventó el asiento de coche para bebés. ¿Cómo fue este proceso?
El segundo hijo de mi suegro nació en 1978, cuando existía un debate público sobre los asientos para bebé y la seguridad. Después de analizar la situación y ver los problemas existentes, decidió hacer su propio producto, ya que no había nada comparable y nada realmente bueno en el mercado. Y esta primera silla Kiddy ganó de inmediato el primer test de consumo al respecto en Alemania.

Es un ejemplo de lo que un padre joven y motivado puede hacer por sus hijos.

¿Los padres son plenamente conscientes de la importancia de una buena silla de auto?
La mayoría de los padres europeos y estadounidenses están muy informados sobre este tema gracias a las instituciones públicas, la ley, la policía y los especialistas del sector, muy motivados en este sentido. Desafortunadamente, esto no es así en el sur de Europa, donde se sigue una tendencia a gastar más dinero, por ejemplo, en ropa de marca para el bebé, en lugar de en un asiento de seguridad excelente. En estos países, el uso de las sillas auto para bebés económicas es aún más común que el gasto en productos de calidad.

Esto lo notamos claramente al observar los canales de venta y el volumen de negocio de los productores de asientos baratos. No se puede encontrar en una tienda de descuento un sistema de retención de precio elevado que necesite información y capacitación por parte del personal de ventas especializado.

Yo prefiero que mis dos hijos lleven ropa barata antes de llevarlos en sillas auto de baja calidad. He visto demasiados vídeos de pruebas de accidentes. En definitiva, creo que todavía hay una gran demanda de información por parte de los consumidores finales. Estos productos necesitan ser incluso más seguros que otros artículos destinados a los bebés.

¿Cuáles son los factores más importantes en el diseño y la fabricación de un asiento de seguridad?
El factor principal es nuestra visión y filosofía de empresa. Kiddy es una compañía familiar cuyos valores éticos y principios están determinados por mi marido y yo. Hemos decidido por nosotros mismos que nuestra empresa no está decidida a conseguir el mayor beneficio a cualquier precio.

En nuestra opinión, y esta es nuestra visión, somos líderes en seguridad e innovación. ¿Por qué? Una razón es que usamos el mejor material para la mejor seguridad de nuestros asientos. Estos materiales son mucho más caros que el poliestirol que se usa habitualmente, por ejemplo. Pero lo preferimos.

Otra razón es que contamos con un departamento de simulación de accidentes en nuestra fábrica, al igual que los grandes fabricantes de automóviles.

Estos son sólo dos ejemplos en los que se ve que Kiddy toma unas decisiones de acuerdo con su filosofía centrada en la seguridad, y que tal vez y por razones de lucro, una gran empresa propiedad de un inversor financiero anónimo no compartiría.

Si quieres compartir...