“La segunda mano afecta el consumo en general, aunque el sector de la puericultura lo está sufriendo especialmente”

Entrevista a Albert Vinyals, Profesor de Psicología del Consumo de ESCODI

  • 27 de Dic, 2018
  • |Oriol Cortés - PUERICULTURA Market

Entrevistamos a Albert Vinyals, profesor de psicología del consumo de ESCODI, para analizar cómo afecta el fenómeno de la segunda mano al sector de la puericultura.

La segunda mano, una de las principales problemáticas del sector de la puericultura, es una tendencia en crecimiento ya no solo en este sector, sino a nivel general. Los cambios en los hábitos de consumo y en la mentalidad de la sociedad, y el auge de la tecnología, son algunos de los factores que explican este fenómeno. Con Albert Vinyals, profesor de Psicología de Consumo en ESCODI, analizamos el impacto de la segunda mano en el sector de la puericultura.

¿Cómo afecta la segunda mano al sector de la puericultura?
La segunda mano afecta el consumo en general, aunque el sector de la puericultura lo está sufriendo especialmente, ya que se trata de un sector en el que muchos de sus productos son de uso limitado y el consumidor tiende a optar por la reventa de estos productos. Hay consumidores que incluso antes de comprar un producto, ya están pensando en cómo y cuándo lo van a vender. A esto, hay que añadir un cambio en la mentalidad del consumidor, y la aparición y consolidación de aplicaciones especializadas en la segunda mano, como Wallapop.

¿A quién afecta más la segunda mano, al fabricante o al detallista?
Ambos sufren con la segunda mano. Los fabricantes, por su parte, ven bajar su producción porque sus ventas al retail también bajan, mientras que los detallistas ven cómo se reduce su facturación. Los productos que antes se compraban en la tienda física, ahora muchas veces se intentan conseguir por otros canales.

¿Qué impacto tienen sobre el sector las aplicaciones especializadas en segunda mano?
A nivel general, no es tanto que empeoren la situación de la industria, pero sí que es verdad que no ayudan, sobre todo al fabricante. Los detallistas aún pueden sacarle provecho, subiendo ellos mismos productos en estas plataformas (algunos ya lo hacen), o incluso creando sus propios canales de venta de segunda mano.

¿Cómo se puede combatir la segunda mano?
Desde el punto de vista del fabricante, presentando novedades constantes y fabricando productos que llamen la atención del consumidor y lo inviten a disfrutar de una experiencia única con su producto. Por parte del detallista, con un consumidor que cada vez valora más la experiencia de compra, deben ser capaces de ofrecer experiencias únicas que inciten al consumidor a ir a la tienda física, éste puede ser su valor añadido.

Si quieres compartir...