Contenido Patrocinado

Claves para elegir el elevador con respaldo

  • 09 de Ene, 2020
  • |Redacción - PUERICULTURA Market

Hacia los cuatro años los niños dejan atrás su silla con arnés de cinco puntos para pasar al elevador con respaldo del grupo 2/3 o su equivalente en la normativa R129. Britax Römer presenta su gama KIDFIX.

El Reglamento General de Circulación establece que los menores de edad deben utilizar un sistema de retención infantil hasta que superen los 135 cm de estatura, aunque la recomendación es que continúen utilizándolo hasta que alcancen los 150 cm. Por esta razón, es fundamental hacer la elección adecuada y valorar la importancia de determinados sistemas de seguridad que ofrecerán la máxima protección en caso de accidente.

Protección abdominal
Cuando los niños pasan a un elevador con respaldo, las lesiones en la zona abdominal se disparan de forma preocupante. Según el proyecto europeo CASPER, representan un 31 % de los daños en caso de colisión frontal. Esto se da ya que, debido a los inevitables movimientos del niño durante el trayecto, el tramo ventral del cinturón suele ascender pasando a situarse peligrosamente sobre la barriga. Para minimizar el riesgo de mal uso, garantizar que el cinturón de seguridad esté en la posición correcta y mejorar la protección de la zona abdominal, Britax Römer no solo ha decidido prescindir de los reposabrazos, sino que también ha desarrollado SecureGuard. Este sistema añade un cuarto punto de anclaje, ubicado entre las piernas, que mantiene el tramo ventral del cinturón en la posición óptima. Los crash tests efectuados por Britax Römer con un dummy Q6 (representación de un niño de 6 años), señalan que SecureGuard reduce las fuerzas sobre el abdomen hasta en un 35 %, en caso de colisión frontal, manteniendo al niño en la posición más segura y dándole al mismo tiempo libertad de movimiento.

Protección de cuello y pecho
En caso de choque frontal, el cinturón de seguridad impide que los ocupantes salgan despedidos hacia adelante, pero el tramo diagonal transmite la energía del impacto al pecho sin que haya apenas absorción. Además, la cabeza sufre una violenta rotación hacia delante. Para ayudar a reducir las lesiones de ambos fenómenos, la KIDFIX III S viene equipada con la renovada almohadilla XP-PAD, patentada por Britax Römer, que recubre el tramo diagonal del cinturón y protege el cuello y el pecho. Según tests realizados por el propio fabricante en 2019, esta almohadilla desvía hasta un 30 % de la energía del cuello del niño y previene la hiperflexión cervical. Además, proporciona un cómodo acolchado alrededor de los bordes del cinturón de seguridad.

Protección de impacto lateral
La protección de cabeza y hombros en caso de colisión lateral es crítica, por lo que se recomienda utilizar un elevador con respaldo hasta los 150 cm. Además, para incrementar la protección en caso de sufrir una colisión de este tipo, los respaldos de dispositivos como la KIDFIX III S cuentan con elementos laterales que se despliegan únicamente en el lado más cercano a la puerta del automóvil. Sería lo que en Britax Römer denominan SICT, un sistema que absorbe hasta un 25 % de la energía generada en un impacto lateral.

Mayor espacio y ergonomía
Además de proteger al ocupante, una silla de coche también tiene que ser cómoda y adaptarse a él mientras crece. La tercera generación de KIDFIX tiene un área del asiento más amplia y ergonómica que la de modelos similares, lo que permite un mejor apoyo de las piernas y una mayor comodidad en los viajes largos. Su respaldo en forma de V y sus dimensiones internas más amplias también permiten ofrecer más espacio para la espalda y los hombros del niño a medida que crecen.

¿Qué dicen los tests?
En el test del club alemán del automóvil ADAC de mayo de 2019, cuyos resultados también publica el RACE en España, la KIDFIX III M de Britax Römer logró la mejor puntuación conseguida por un elevador con respaldo del grupo 2/3 (o su equivalente en la normativa R129 o i-Size) desde 2015. Destaca especialmente en el apartado de seguridad, en el que obtuvo una puntuación que no había logrado jamás una silla de esta categoría (teniendo en cuenta los datos registrados desde 2015). La nueva KIDFIX III S, que aún no se ha sometido a este test, está basada en la KIDFIX III M, pero añade la almohadilla XP-PAD, para mayor protección del cuello y el pecho en caso de impacto frontal.

Si quieres compartir...