Contenido Patrocinado

Britax Römer: Elegir la silla de coche para el recién nacido

  • 12 de Feb, 2020
  • |Redacción - PUERICULTURA Market

Uno de los productos imprescindibles que debe figurar en la lista de nacimiento del bebé es, sin duda, el sistema de retención infantil para el coche.

El sistema de retención infantil para el coche es necesario para poder salir del hospital si se tiene pensado hacer el viaje de vuelta a casa en automóvil. Y teniendo en cuenta que un bebé nunca será tan vulnerable como en sus primeros días de vida, es muy importante prestar especial atención a la elección de su primera silla de coche.

En primer lugar, hay que asegurarse de que la silla esté homologada para su uso en el asiento del vehículo en que se desee colocar. Aunque hay dispositivos con homologación universal para cinturón de tres puntos, la mayoría solo pueden instalarse en asientos que cumplan con unos determinados requisitos o que aparezcan en la lista de vehículos homologados del propio sistema de retención infantil (SRI). Actualmente, podemos comprar sillas homologadas bajo dos normativas: la ECE R44/04 (clasifica los dispositivos por grupos de peso), o la ECE R129, o i-Size (clasifica las sillas en función de la estatura). Para un recién nacido, podemos encontrar tres tipos de SRI: los portabebés, las sillas fijas para el coche y los capazos homologados para el automóvil. Estos últimos solo se aconsejan para casos concretos de prematuros, por lo que a continuación analizamos los dos primeros tipos, que son los más recomendados.

Portabebés, la opción portátil
Los portabebés, también conocidos como grupo 0+, solo se orientan a contramarcha y son aptos desde el nacimiento hasta los 12-15 meses, aproximadamente (dependiendo del modelo). Una de sus mayores ventajas es que se pueden instalar y desinstalar en el coche sin despertar al bebé, pudiendo acoplarse también a una silla de paseo compatible. El portabebés más completo de Britax Römer es el BABY-SAFE² i-SIZE, homologado bajo la normativa R129 (i-Size). Puede utilizarse incluso con los bebés más pequeños, y es apto desde los 40 cm de estatura hasta los 83 cm (o 13 kg), lo que corresponde a unos 15 meses de edad. Su sistema de reclinación patentado permite ofrecer la posición más adecuada, ergonómica y segura tanto al recién nacido, que necesita una postura más recostada, como a un niño de 15 meses de edad, que precisa más espacio y una posición más incorporada para una mayor seguridad. Solo hay que ajustar el reposacabezas en función de la estatura del niño para que la estructura interna cambie y el portabebés crezca con él.

Para conseguir una posición aún más adecuada para el bebé, el BABY-SAFE² i-SIZE puede colocarse sobre la Base Flex, que se instala con Isofix y pata de apoyo, y que permite ajustar el ángulo de inclinación en cuatro posiciones. De esta manera se puede compensar la excesiva inclinación de muchos asientos de coche, que a menudo provocan que la cabeza del bebé caiga hacia delante. Otros elementos de seguridad y confort son el sistema de absorción de impactos laterales SICT, el completo reductor para recién nacidos con elementos de absorción extraíbles, o el arnés de cinco puntos, en lugar del de tres puntos que suelen incluir muchos portabebés. El portabebés tiene la particularidad de poder colocarse también en la silla de paseo. No obstante, es importante destacar que está concebido principalmente como silla de seguridad para el coche y que su utilización en el cochecito debe ser solo ocasional (para salir a pasear o ir de compras al centro comercial lo mejor es el capazo). En el mercado podemos encontrar los denominados tríos, como el nuevo Trío SMILE III de Britax Römer, compuesto por silla de paseo, capazo y portabebés para el coche BABY-SAFE² i-SIZE (con o sin Base Isofix). Aunque la silla de paseo está homologada para su uso desde el nacimiento (hasta los 22 kg), se recomienda la utilización del capazo durante los primeros meses de vida del bebé.

Silla fija para el coche
Una opción cada vez más habitual es adquirir un cochecito de dos piezas, como el Dúo SMILE III (silla de paseo + capazo), y una silla de coche que quede fija en el vehículo, prescindiendo del portabebés. Estas sillas tienen la ventaja de que solo tienen que instalarse una vez y suelen ser aptas desde el nacimiento hasta aproximadamente los cuatro años, por lo que nos durará más tiempo que un portabebés. En el catálogo de Britax Römer podemos encontrar la superventas DUALFIX i-SIZE, también homologada bajo la normativa i-Size, que permite ir a contramarcha desde los 40 cm hasta los 105 cm de estatura (o 18 kg). Al rotar 360º, opcionalmente se puede orientar de cara a la marcha desde los 76 cm y 15 meses de edad hasta los 105 cm o 18 kg. Además, si giramos la silla 90º podremos colocar y abrochar al niño con mayor facilidad desde la puerta abierta del coche. Este modelo cuenta con seis posiciones de reclinación en ambas orientaciones, incluida una más recostada y ergonómica para recién nacidos. Además, incluye un reductor con elementos de absorción extraíbles y que debe utilizarse hasta los 60 cm de estatura. Y cuando el niño crezca, la barra antivuelco ajustable le ofrecerá un 10 % de espacio extra para las piernas.

La seguridad es la principal prioridad de Britax Römer, y la DUALFIX i-SIZE está dotada de innovadoras tecnologías para ofrecer la máxima protección al niño en caso de accidente, como el sistema de absorción de impactos laterales SICT inside, el reposacabezas en forma de V (mantiene controlado el movimiento de la cabeza en colisión lateral) o el Isofix con Pivot Link, que limita el movimiento hacia delante del niño, minimizando así las posibles lesiones en la cabeza y el cuello. Existe una versión exclusivamente a contramarcha desde los 40 hasta los 105 cm de estatura, denominada SWINGFIX i-SIZE, que también gira 90º hacia ambos laterales para colocar al niño con mayor facilidad y que ha pasado el exigente Plus Test sueco. Además, es la silla del mercado apta desde el nacimiento hasta los 4 años con mejor valoración global en los tests del ADAC (que también publica el RACE), destacando especialmente en seguridad. Si la DUALFIX i-SIZE se usa únicamente a contramarcha, el comportamiento en seguridad es el mismo que el de la SWINGFIX i-SIZE. Y si finalmente se opta por el portabebés como primer sistema de retención para el recién nacido, es importante saber que también existen las versiones M de estas sillas (DUALFIX M i-SIZE y SWINGFIX M i-SIZE), que son aptas desde los 61 cm hasta los 105 cm y prescinden del reductor para recién nacidos, por lo que son algo más económicas. Sin duda, las opciones perfectas para su uso después del BABY-SAFE² i-SIZE.

Si quieres compartir...