Puericultura

Compras de segunda mano y prestamismo, problemáticas para el sector

  • 15 de Nov, 2018
  • |Oriol Cortés - PUERICULTURA Market

Las compras de segunda mano y el prestamismo entre amigos y familiares es una de las grandes problemáticas que deben afrontar los profesionales del sector de la puericultura.

Las compras de segunda mano y el prestamismo son fenómenos cada vez más extendidos entre la sociedad española, debido, sobre todo, a los cambios en los hábitos de consumo. Un nuevo consumidor más concienciado con el gasto, el auge de internet y las nuevas tecnologías, y la situación económica que se arrastra desde los últimos años, están provocando que cada vez más usuarios se decanten por estas opciones a la hora de adquirir sus productos de puericultura. Estos fenómenos, además, se ven también potenciados por los cambios tecnológicos y la aparición de aplicaciones para el móvil especializadas y pensadas exclusivamente para la compra-venta de segunda mano, con lo que el consumidor, que apuesta más por el precio, tiene ahora a su disposición herramientas específicas para realizar compras de segunda mano.

La segunda mano en Europa
En España la segunda mano es una tendencia en crecimiento, pero en muchos países de Europa se trata de una práctica muy común y cuenta con un mercado mucho más extenso. Hay países en los que la sociedad está más acostumbrada a disfrutar de la experiencia que les ofrece un producto durante un tiempo determinado, desprendiéndose de él cuando ya no lo necesitan.

Esta práctica, que puede afectar en mayor o menor medida a diferentes sectores, tiene un impacto relevante en el sector de la puericultura, donde la baja renta de los consumidores millennial (los nuevos padres) y la conciencia por un consumo más responsable de éstos, están haciendo crecer estos fenómenos. Fabricantes y detallistas del sector apuntan que el préstamo de artículos de puericultura entre familiares y amigos es cada vez más común, aunque señalan que puede tratarse de una práctica peligrosa si no se conocen bien las condiciones en las que se encuentra el producto. Aun así, la evolución de esta tendencia parece indicar que se trata de un fenómeno que ha llegado para quedarse, y que cada vez tiene más cuota de mercado. De hecho, hay consumidores que incluso antes de comprar un producto nuevo, ya están pensando en cómo lo van a vender en el futuro, cuando ya no lo necesiten.

Si quieres compartir...