SILLAS AUTO

¿Por qué i-Size obliga a hacer pruebas de choque lateral?

  • 15 de Jul, 2019
  • |Carmina Meneses - PUERICULTURA Market

En este artículo, Josep M. Vallès, CEO de Smart Baby – Joie, analiza los aspectos que se deben tener en cuenta al recomendar una silla auto.

A continuación publicamos un extracto del artículo que publicaremos en nuestra próxima edición de PUERICULTURA Market nº 155 (Septiembre/Octubre), elaborado por Josep M. Vallès, CEO de Smart Baby – Joie, además de formador de Seguridad Vial Infantil para las Naciones Unidas y presidente de la Fundación Smart Baby.

Recientemente se han publicado las estadísticas de accidentes de tráfico de la DGT, correspondientes al periodo 2008-2017, y los datos muestran una realidad que no debemos perder de vista. En efecto, los fabricantes de sillas auto tienen la obligación de facilitar la movilidad de las familias y proteger a los niños en caso de accidente. Esto es así porque los coches se diseñan para adultos de 168 cm de estatura y 77 kg y los sistemas de protección pasiva que incorporan están pensados para este adulto ‘tipo’. Un bebé o un niño están bastante lejos de esta estatura y peso, y es por ello que cuando viajan en el automóvil es preciso que vayan sentados en una silla auto que les ofrezca toda la protección que el automóvil no es capaz de proporcionarles.

¿Cómo debe ser esta protección? Partimos de la base de que la silla auto perfecta no existe. Existen sillas auto adecuadas a situaciones determinadas, y es obligación de los detallistas especializados el asesorar a las familias sobre aquellas sillas auto que mejor van a proteger a sus hijos.

¿Qué se debe tener en cuenta? En primer lugar, el tipo de automóvil en el que se va a instalar la silla. Pero no debemos olvidar tampoco el tipo de trayectos que se realizan, y es aquí donde el estudio de las cifras de accidentalidad aporta a los fabricantes la información necesaria para diseñar unas sillas auto cada vez más seguras y, sobre todo, que protejan a los niños en los accidentes reales y no solo en las pruebas de laboratorio.

Así pues, dependiendo de cómo sea el niño, el coche, el entorno y el estilo de vida, la silla auto a utilizar será una u otra. En España, i-Size, como forma de combatir los choques laterales extendiendo su uso a contramarcha más allá de los 15 meses como forma de prevenir las víctimas en choque frontal, parece lo más adecuado.

Si quieres compartir...