La Neurociencia y la psicología del consumo tienen mucho que ver

¿Qué hace que los consumidores identifiquen y recuerden las marcas?

  • 05 de Abr, 2019
  • |Redacción - PUERICULTURA Market

Además de la imagen, el diseño y la comunicación de una marca, la neurociencia y la psicología del consumo son determinantes para que el consumidor la identifique y la recuerde. 

Conseguir que los consumidores recuerden e identifiquen una marca es cada vez más complicado teniendo en cuenta que el entorno está marcado por la gran presencia de imputs informativos, así como una alta competitividad en los mercados. En este sentido, entran en juego factores como el diseño, no sólo de los productos y servicios que una marca ofrece, sino también el diseño de su imagen de marca. Este debe procurar ser reconocible y memorable, ya sea a través de elementos como los colores, la tipografía o el marketing sensorial. No obstante, que el usuario identifique una marca va mucho más allá de lo tangible.

Impacto emocional y recuerdos de la niñez

Muchos de los elementos que hacen que los consumidores recuerden una marca y logren conectar con ella tienen que ver con la parte menos racional del cerebro humano. En este sentido, según explica la neurociencia, muchas de las grandes marcas que consiguen reconocimiento entre los consumidores lo hacen gracias al impacto emocional que causan. En realidad, lo que hace que un consumidor conecte con las marcas es que se acuerde de ellas, aunque no sea plenamente consciente. Así, las grandes marcas lanzan constantemente campañas de marketing y publicidad, siendo más probable que los consumidores se hayan cruzado con ellas en su día a día, y no sean tan desconocidas para su cerebro.

Además, son varios los estudios que han concluido que si esos recuerdos son de la infancia, el efecto que las marcas pueden llegar a causar en un consumidor es mucho más consistente. De hecho, las empresas usan recuerdos infantiles para potenciar sus ventas y usan olores o sabores para apelar así a la nostalgia.

También en esta línea, otro de los elementos claves que explica toda esa realidad está también en la infancia del consumidor. No se trata solo de emular la infancia, sino también de usarla desde el inicio para formar parte de toda la vida de un consumidor. Es decir, si se logra entrar en los hábitos de consumo de los usuarios cuando son niños, lo más probable es que sigan usando estos productos en la edad adulta. De hecho, según se desprende de un estudio realizado por SIS International Research, el 53% de los adultos compra aquellas marcas que le recuerdan a su infancia.

Si quieres compartir...